Centro Histórico»

10 CANCIONES PARA APRECIAR VERDADERAMENTE EL SONIDO DEL BAJO



Uno de los instrumentos más importantes dentro de la música es el bajo, ese que a estas alturas uno que otro despistado lo llama guitarra de cuatro cuerdas cuando ve a una banda tocando en vivo. Sin embargo, este instrumento no siempre ha recibido el reconocimiento que se merece dentro de la música por una simple y sencilla razón, no es tan fácil de distinguir en algunas grabaciones.


A principios de los 50, Leo Fender introdujo el primer bajo eléctrico comercial de la historia, el Precision Bass. Con él, todos los rockeros de la época cambiaron sus contrabajos por este instrumento que se convirtió en el estándar de lo que escucharíamos más adelante, gracias a que era mucho más fácil de transportar y sobre todo, más cómodo a la hora de tocar en el escenario.


precision-bass-bajo

Este fue el primer Precision Bass que Fender introdujo al mercado en 1951/ Foto: Getty



 


Así como el instrumento evolucionó, también la manera en que se tocaba fue cambiando, se podía tocar con los dedos o con una plumilla, y más tarde nacerían técnicas como el slap. Entrando a los 60 y específicamente en la música popular, salieron de las sombras de las canciones para convertirse en protagonistas, siendo más que un simple sonido que complementaba una canción.


Es por eso que acá queremos recordar 10 rolas donde el bajo hace la diferencia y que sin él, ninguna de ella sería lo mismo. Queremos dejar muy claro que esta no es una lista definitiva ni pretendemos mencionar las mejores líneas de bajo de la historia, simplemente es para recordar que como la guitarra, la batería o el teclado, este instrumento es sumamente importante.


JACK-CASADY-BAJO

Jack Casady, bajista de Jefferson Airplane/ Foto: Getty



The Beatles – “Come Together”


Puede que Paul McCartney no sea el bajista virtuoso ni el más técnico, pero cuando estuvo a cargo de las cuatro cuerdas en The Beatles nos demostró que este instrumento más allá de ser el acompañamiento en una canción, podía convertirse en el verdadero protagonista de todo.


Ejemplos hay muchos en la discografía de los Fab Four, pero “Come Together” es la prueba perfecta del legado de McCartney en el bajo, figuras melódicas y rítmicas que bien pudieron ser un riff de guitarra perfecto, pero que con el Höfner de Sir Paul sonó espectacular. 



Pink Floyd – “Money”


Cuando salió The Dark Side Of The Moon de Pink Floyd en 1973 fue una verdadera revolución. De ese conjunto enorme de canciones experimentales en las que David Gilmour, Richard Wright, Nick Mason y Roger Waters echaron mano del equipo que tenían a su disposición para plasmar la idea que tenía en mente, “Money” es una de las más complejas por los diferentes compases que aparecen a lo largo de los casi cinco minutos de duración.


Quizá suene como a la típica rola de una banda, pero desde el comienzo te atrapa con el sampleo de los sonidos de una caja registradora y monedas. Sin embargo, la línea de bajo que toca Waters en esta canción es la que se lleva las palmas, un riff acompasado que cambia relativamente poco pero que encantó a muchos por lo contundente que suena.



 


Queen – “Another One Bites The Dust”


Quizá todos recuerden a Queen por la espectacular voz de Freddie Mercury, los solos y riffs únicos de Brian May o la batería precisa de Roger Taylor, pero parte del éxito de la banda fue tener a John Deacon tocando el bajo. Muchas veces no es reconocida la aportación de este músico en la historia del grupo, porque prefería mantener un perfil bajo.Pero sin él no hubieran sido lo mismo.


La línea de “Another One Bites The Dust” suena muy fácil, pero es precisamente eso lo que la hace genial, que no necesita de figuras o saturarla de notas para impresionar. Además, toda la estructura de la rola se basa en ella, los demás miembros de la banda –incluido Freddie– van dirigidos por el sonido del bajo de John Deacon. Si no nos creen, préstenle mucha atención a esta canción.



Black Sabbath – “N.I.B.”


Geezer Butler es el ejemplo a seguir de todos los bajistas que quieren tocar este instrumento, dirigiéndose al metal. Y la verdad es que no los culpamos, pues lo que hizo con en Black Sabbath junto a Tony Iommi, Bill Ward y Ozzy Osbourne influyó en miles de generaciones más, gracias a la velocidad y creatividad que tenía con el instrumento. 


Hay muchas canciones de la banda donde el bajo suena brutal. Sin embargo, el legado de Geezer en el bajo es una rola que él compuso, “N.I.B.”Este tema inicia con un solo llamado “Basically”, donde podemos escuchar a este musicazo rifándose como los grandes y metiéndole hasta un pedal de wah. De la nada reemplaza este efecto por una distorsión violenta que es el sonido característico de esta canción. Pónganse los audífonos y escuchen muy bien el trabajo de Geezer Butler.



Michael Jackson – “Billie Jean”


Michael Jackson la estaba rompiendo con Off The Wall, lo que estaba por llegar con Thriller sería una verdadera locura. El sonido de Motown estaba fuertemente influencia por el R&B y el funk, pero en el segundo disco del ‘Rey del Pop’ y con la ayuda de Quincy Joneseso evolucionaría por completo, mezclando el pasado brillante del sello con el futuro que vislumbraba el cantante.


Este disco se consagró gracias a “Billie Jean”, el primer sencillo publicado en 1983. Aunque la voz de Michael es la sobresaliente, el bajo eléctrico tocado por el músico de sesión, Louis Johnson se la robó por completo, aportándole ese toque funky y bailable que tanto la caracteriza. Acá no hay mucho que contar, solo déjense llevar por el sonido de esta línea que cobró vida propia.



Tool – “Schism”


En 2002 y tras casi cinco años sin estrenar música nueva, Tool lanzó uno de los álbumes más aclamados de toda su discografía, Lateralus. Prácticamente todo el disco se presta para un análisis musical clavado, que nos llevaría días y quizá hasta años para fijarnos en cada uno de los detalles minuciosos que la banda puso en todas las canciones.


Pero “Schism” es el ejemplo perfecto del sonido del bajo en Tool. Además de contar con incontables compases –que justo por eso la hacen tan compleja–, Justin Chancellor se voló la barda con la línea que compuso para este rolón, pues todo inicia con algunos armónicos que el bajista aportó, pero el riff principal que sale de su instrumento es el que a primera instancia te atrapa y te hace escuchar esta canción de principio a fin.



Muse – “Hysteria”


Cuando Muse saltó a la fama a principios de los 2000, llamaron la atención de muchos porque no sonaban a lo que estábamos acostumbrados. La voz y los riffs de Matt Bellamy y los potentes redobles de Dominic Howard eran algo que le voló la cabeza a muchos. Pero como ya lo hemos visto con esta lista, el bajo muchas veces hace la diferencia, y es ahí donde entra Chris Wolstenholme.


Chris tiene líneas de bajo que desde el primer momento que las escuchas puedes reconocer que se trata de él, como “Time is Running Out” o “Bliss”, pero ninguna como “Hysteria”. Quizá esta rola sea la culpable de que muchos de los jóvenes en 2003 se hayan comprado un bajo eléctrico y un pedal de distorsión intentando emular la épica línea de bajo de Wolstenholme, una maravilla que hasta la fecha sigue emocionando cuando suena en sus conciertos.



The Cure – “The Lovecats”


Cuando pensamos en The Cure, se nos viene de inmediato a la mente las letras y la voz de Robert Smith, pero la verdad es que los bajistas que han pasado por la banda le han aportado un toque único a esas rolas que tanto amamosSimon Gallup es el mero mero en la lista de músicos que han tomado las cuatro cuerdas en el grupo, pero él no tocó una de las rolas donde el bajo brilla en todo su esplendor.


“The Lovecats” es algo único en la discografía de esta bandota, pues tenían a todos acostumbrados a tener este instrumento para secciones rítmicas. Acá The Cure saca su lado más jazzero, gracias al increíble sonido del contrabajo tocado por Phil Thornalley (que sí, no es un bajo eléctrico pero es prácticamente lo mismo). Una canción donde te darás cuenta que el tololoche –como lo llamamos acá– no es de uso exclusivo de los conjuntos norteños, jiar jiar.



Interpol – “Evil”


Sin duda Interpol es una de las bandas favoritas de México, gracias a que tienen en su arsenal rolas que nos han acompañado a lo largo de estos años. Parte de la fórmula de esta banda es mezclar riffs a simple escucha sencillos inspirados en el post punk, con una sección rítmica donde el bajo por momentos toma la batuta de la canción.


Pero lo que Carlos Dengler hizo con la línea de “Evil” fue algo que se salía por completo del molde, repetía un riff sencillo pero contundente que se quedó grabado en la cabeza de muchos y se convirtió en su sonido particular. Lamentablemente, Dengler ya no está con Paul Banks y compañía, pero nos dejó esta y muchas líneas de bajo más para recordarlo.



Red Hot Chili Peppers – “Give It Away”


No podemos hacer una lista de canciones para apreciar el bajo sin mencionar al amo y maestro del slapFlea de Red Hot Chili Peppers. Es complicado elegir una sola rola donde este bajista nos muestre de lo que es capaz, pero sin duda el ejemplo perfecto de su genio queda plasmado en la rola “Give It Away”.


Todo empieza con un riff de John Frusciante, pero de la nada y sin previo aviso entra Flea golpeando brutalmente su bajo para aportarle ese sonido funk de los Chili Peppers, algo que con el paso de los años y los discos, se convertiría en la marca de la casa. Simplemente presten atención a los casi cinco minutos que dura la rola para darse cuenta de lo valioso que es este bajista para la banda.



Promedio usuarios:

« Regresar



Siguenos en:


Comentarios»

Te Recomendamos »

Calendario de eventos